Octava Noche Santa

  • Categoría de la entrada:Antroposofía

A continuación se presentan las indicaciones dadas por Rudolf Steiner a Herbert Hahn para la Octava Noche Santa, seguidas de una reflexión meditativa escrita por Kristina Kaine.

El texto original se encuentra publicado en el blog de la autora https://esotericconnection.com.

Los textos se publican con la autorización de la autora.

Octava Noche Santa

31 de diciembre a 1 de Enero – Leo

Arte:  La Crucifixión – Giuliano Di Simone

Indicaciones de Rudolf Steiner para las Noches Santas dadas a Herbert Hahn

La cruz en la empuñadura de la espada:  el sacrificio.  La lengua ceñida con la espada de la Fuerza de Cristo habla la verdad, sin poder herir. Es la noche del estremecimiento (la consternación)…

Misterio: el caballero, el luchador con la lanza de la voluntad y la espada del conocimiento.  A su lado el perro, como símbolo de la obediencia. Detrás de él la muerte y el diablo.

En un cierto estado del conocimiento, cada paso equivocado conduce mas rápido hacia la perdición. La victoria es conseguida luchando estando lleno de la divinidad, de la consciencia de responsabilidad y de la incansable fidelidad ante las tareas Leo.

    1. Heilige Nacht

31./1. – Löwe

Das Kreuz am Schwertknauf: Das Opfer. Umgürtet mit dem Schwert der Christuskraft spricht die Zunge die Wahrheit, ohne verletzen zu können. Es ist die Nacht des Ent-setzens.

Mysterium: Der Ritter, der Streiter mit der Lanze des Willens und dem Schwert der Erkenntnis. Der Hund als Symbol des Gehorsams, ihm zur Seite. Hinter ihm Tod und Teufel! Auf bestimmter Erkenntnisstufe führt jeder falsche Schritt schneller ins Verderben, der Sieg wird errungen durch das Erfülltsein und der unermüdlichen Treue gegenüber den Aufgaben des Löwen.

 

Octava Contemplación:

Kristina Kaine

En la octava Noche Santa nos encontramos en el precipicio entre dos ciclos de tiempo: 2023 y 2024. Tiene que haber una crucifixión. Todo lo que ha servido a nuestro crecimiento durante el año pasado debe ahora ser crucificado, debe morir. Imagina las consecuencias si Jesús no hubiera sido crucificado …

Todos nuestros preciosos pensamientos, sentimientos y acciones que nos han traído hasta aquí pueden ser puestos a descansar. Al cruzar el umbral hacia el Año Nuevo podemos elevarlos a un nuevo nivel. Cuando sacrificamos todo lo que es precioso en nuestra alma, que nos sirvió a lo largo del año, podemos ponerlo al servicio de los demás. La profundidad del sentimiento que experimentamos por la verdad espiritual puede convertirse en compasión por la desgracia de los demás. No sólo un «lo siento», sino una experiencia real de la aflicción abrumadora que es experimentada por ellos.

Los nuevos pensamientos que pudimos pensar en nuestra alma porque entendimos alguna verdad espiritual, ahora allanan el camino para vivir la Inspiración en nuestro espíritu. Incluso aunque esa verdad espiritual sea como oro para nosotros debemos aflojar nuestro agarre sobre esta. Nunca podemos poseer la verdad espiritual, pertenece al universo. Si la soltamos volverá a nosotros cuando la necesitemos, si nos aferramos a ella puede que no seamos capaces de encontrarla cuando la necesitemos.

Las nuevas acciones, de las cuales nos sentimos orgullosos de haber puesto en marcha durante el año también deben ser crucificadas. Aferrarse a ellas con orgullo es egoísta. A través de nuestra voluntad revelamos quiénes somos realmente; permitimos que los demás nos conozcan y podemos conocer a los demás a través de éstas. Intentar conocer a los demás sin revelar nada de nosotros mismos es destructivo para todos los involucrados.

Al dar este paso nos reconforta la presencia de Cristo Jesús, quién lo asumió  antes que nosotros.

Kristina Kaine

 

Kristina Kaine

Kristina Kaine ha trabajado con personas toda su vida: durante sus primeros años de carrera en ventas médicas y contratación de personal, y desde 1987 en su propio negocio que pone en contacto a personas en asociaciones empresariales. A través de esta rica interacción con la gente, Kristina ha observado la lucha por la identidad propia desde muchos ángulos. Conoció las ideas de Rudolf Steiner gracias al reverendo Mario Schoenmaker, al que asistió a todas sus conferencias durante 14 años. Tras la muerte de Schoenmaker en 1997, Kristina se dio cuenta de la necesidad de explicar el conocimiento del ser humano tripartito en términos sencillos que pudieran aplicarse fácilmente en la vida cotidiana. Lo plasmó en su libro «I Connecting : the Soul’s Quest», publicado en 2007 por Robert Sardello a través de Goldenstone Press. 

Desde 2003, Kristina escribe reflexiones semanales en las que aplica este conocimiento del ser humano tripartito a los textos bíblicos. Esto no se hace en el contexto de ninguna creencia religiosa en particular, sino desde una perspectiva más amplia que todas las religiones podrían aplicar.

(Tomado del blog https://esotericconnection.com)

 

Deja una respuesta